Ser Cocinero

Ser Cocinero


Ser un cocinero no es fácil, ni hablar de manejar los hilos de una brigada y sostenerlos firmes sin que se enreden, brindando seguridad y orgullo a quienes la integran.

Decidir una carta, ese mágico equilibrio entre el deseo propio y el de los demás, jugando con los sueños y las posibilidades. Paciencia para enseñarla, límites y afectividad.

A veces pienso, cuando estoy en el despacho, que formamos parte de una Legión Extranjera, defendiendo los fuegos, transpirando y corriendo para que, quienes están sentados en el salón, disfruten de todo ese esfuerzo, en el primer bocado. Adrenalina, calor, velocidad, cuchillos y sartenes, aceite hirviendo, son parte de ese juego. Lograr un equipo sincronizado, de esos que se cuidan las espaldas, es fundamental. Y así, al terminar la noche, con las piernas doloridas y el cuerpo hirviendo, podamos salir de la cocina con una sonrisa por haber cumplido.

Somos claramente bichos raros, pasionales, desequilibradamente equilibrados y propensos a los excesos. Gruñones y encantadores, nuestro escenario es el salón, nuestro camarín la cocina. Grandes sibaritas y empedernidos deglutidores de comida chatarra.

Trabajamos mientras los demás se divierten, vamos a contramano siempre y disfrutamos de generar disfrute en los demás, lo que no es poco: Cocinar es despertar recuerdos y hacer eternos los sabores en la memoria.

Ser Chef está de moda, ojalá pronto se ponga de moda ser Cocinero.

2 Comments

Deja el tuyo
  1. 2
    SantiagoOrozco Russo

    Lindo lo escrito. Razones de mas hay.
    Todos se confunden cuando “estudian para chef”. Chef en francés significa Jefe. En cocina, el puesto se gana, no se estudia. Acaso alguien estudia para ser gerente?
    Abrazo desde la pasión por la gastronomía.

+ Leave a Comment