Restaurant Sarasanegro

Restaurant Sarasanegro


Resulta una obviedad decir que es por lejos el mejor restaurant de Mar del Plata, pero tambien hay que dejar en claro que si Patricio Negro tuviera su espacio en Buenos Aires, tambien estaria entre los mejores.

Antes de describir el menu degustacion, quiero destacar algunas cosas: Ademas de evaluar la calidad de la comida, servicio, etc, me parece interesante analizar la relacion precio / calidad, ya que de esa manera diferenciamos precio de valor. En este caso, puedo asegurar que si Sarasanegro fuese el doble de costoso, igualmente la relacion precio / beneficio seria muchisimo mas que justa, y amerita tomar las precauciones de hacer la reserva con una semana de anticipacion en esta epoca de vacaciones (en mi caso fue un viaje relampago, por lo que Patricio y Fernanda nos hicieron un lugar).

Yo lo conoci a Patricio alla por 2005, el ya tenia en sus espaldas una amplia experiencia en Europa, y participando en el Cucharon de Oro 2005, el se hizo con el primer puesto, mientras que por mi parte, logre el de plata, lo que nos permitio ir juntos a realizar un curso de charcuterie y ahumados en el CIA de New York.

Apenas nos sentamos, nos trajeron una copa de bienvenida: se acerco un trolley donde se exponian las opciones de Rosado, Dulce o extra brut, Elegimos este ultimo y pedimos el menu de 5 pasos, que por generosidad de Patricio se convirtieron en 6. Luego, al sommelier le pedimos un Pinot Grigio reserva, de Trumpeter que estuvo perfecto en acidez y frescura. Es para destacar la amplitud y variedad de vinos, organizados por sus notas y con un rango de precios que abarcan todo tipo de bolsillos. Todos.
Luego se acerco Fernanda, a quien no veia desde 2006, y estuvimos conversando y poniendonos al dia hasta la llegada del primer plato, un carpaccio de pescado con brioche y manteca, perfectamente ejecutado, sutiles sabores y la frescura de la materia prima – una constante en todos los platos –
Luego, Patricio nos envio un tiradito de pez limon, fue tal vez mi preferido, basta con decir que tome uno de los panes de la panera y se lo pase al plato en busca de extender el sabor del aliño en mi boca, sin importarme si alguien me miraba.

Continuamos con el Cremoso de arroz con calamares, un arroz maravillosamente ejecutado, con unos calamares bien tiernos. compitiendo ferozmente contra los arroces melosos que le valieron la 2da estrella Michelin y su renombre a Pancho Ramos en su restaurant en Jean-Le-Pins.

Por ultimo, una anchoa de banco con hinojos braseados y salsa romesco. Fue el favorito de Valeria. Nuevamente la sutileza de sabores y frescura de los productos expuestas en un plato sabroso y contundente.

Luego nuevamente el trolley, con opciones de quesos y dulces: Cheddar, Manchego,Reblochon, brie cascos de zapallo, quinotos en almibar y dulce de ciruelas eran las opciones. Sabrosos y abundantes.
Para cerrar, y como si fuera poco, una creme brulee que mas alla de lo deliciosa fue imposible de terminar en mi caso.

Antes de irnos, una entretenida charla en la cocina con Patricio y Fernanda, mientras la cocina no paraba, ya que el restaurant continuaba lleno. Mas que merecido para dos personas que aman lo que hacen y lo hacen muy bien.