English Muffin

English Muffin


Los huevos benedict son un clásico a la hora del brunch.

 

También es uno de los platos con mayor cantidad de variantes: con lomito (o Canadian bacon), con panceta crocante, salmón, espinacas, espárragos, vegetales grillados, hongos, y una larga lista de etcéteras que van modificando el nombre original.

 

Pero hay dos cosas que se mantienen intactas: La salsa holandesa que corona el plato y la base del mismo, el English muffin o muffin inglés.

 

Esponjoso y con un aspecto pálido, este pan que se cocina en una sartén de hierro, es un clásico en brunchs y desayunos de los estados unidos.

 

Duran hasta 5 días sin ningún tipo de conservante, siempre y cuando se conserven en un tupper o bolsa hermética.

 

Ingredientes:

 

Para el poolish (preparar la noche anterior o minimo 6 hs antes)

Harina 130gr

Agua 150gr

Levadura seca 0,5gr

 

Combinar los ingredientes, tapar, y conservar a temperatura ambiente hasta el momento del uso.

 

Para la masa:

Poolish 280gr (chequear que este con burbujas al momento de usar)

Harina de panadería (w220 approx) 640gr

Agua tibia 370gr

Levadura seca 2gr

Sal 14gr

Aceite de oliva 10gr

 

Procedimiento:

– En el bowl de la amasadora, combinar el poolish, el agua y la harina. Mezclar por 3 minutos a velocidad baja. Cuando este todo integrado, cubrir el bowl con una bolsa y dejar descansar (autolisis) por 30 minutos, en un lugar tibio (27/30 grados)

– Agregar la levadura y amasar a velocidad media por otros 3 minutos. Luego incorporar la sal, y seguir amasando por otros 3 minutos. Finalmente, agregar el aceite de a poco, y seguir a velocidad media por 3 minutos o hasta que se integre.

– Poner la masa en un bowl aceitado, taparlo, y dejar descansar por 1 hora en un lugar tibio.

– Transcurrida la hora, darle varios pliegues a la masa y dejar que relaje por 30 minutos mas.

– Mientras esperamos esa media hora, que la masa vuelva a crecer, espolvoreamos una asadera cubierta con papel para horno con Cornmeal o polenta. Bastante cantidad.

– Sobre la mesada espolvoreada con bastante harina, disponemos la masa y con un palo de amasar, la estiramos de unos 12mm aproximadamente.

– Con un aro cortante, enharinado, cortamos círculos y los disponemos sobre el papel cubierto de polenta, dejando espacio entre cada pan, ya que crecerá durante el ultimo leudado.

– Ponemos las placas en un lugar tibio, y dejamos leudar, puede ser entre 20 y 60 minutos, dependiendo de la temperatura ambiente. Se tiene que ver que hayan leudado.

– Sobre una sartén de hierro caliente (pero no mucho, calor medio), ponemos apenas de manteca para que pinte la superficie, pero que no haya excesos.

– Ponemos con la ayuda de una espátula y con mucho cuidado, los panes que entren en la sartén, tapamos la misma y cocinamos entre 3 y 4 minutos, luego con la misma espátula, damos vuelta los panes, y cocinamos por otros 4 minutos. Esta vez, SIN tapar.

– Tendremos que regular la temperatura de la sartén, para que luego de esos 4 minutos por lado, el pan quede dorado, pero no quemado.

– Repetir la operación con todos los panes, y al sacarlos colocarlos sobre una rejilla hasta que enfríen.